ELABORACIÓN

La elaboración de queso es algo mágico, donde la maestra quesera jugando con la química, la física y la ayuda de determinados microorganismos transforma la leche recién ordeñada en un sólido cilindro con la textura y la densidad adecuada. Ha elaborado un queso. Una materia “viva”, cada día diferente según hayan comido las ovejas, haya sido la temperatura ambiente, haya llovido o no, …; y que ha de seguir cuidando hasta la adecuada maduración.

Destacamos el carácter artesanal de la fabricación, ya que tratamos de respetar los buenos usos de nuestros antepasados y nos limitamos a actualizar el método tradicional de elaboración del queso manchego, adecuándolo a la normativa sanitaria vigente. Para ello, cuidamos y supervisamos de forma exhaustiva todos los elementos que intervienen en el proceso de elaboración. Nuestro objetivo es aunar lo mejor de la tradición con los requisitos de la seguridad alimentaria, garantizando un producto de primera línea.
La elaboración del queso en la propia explotación ganadera supone una innovación en el proceso de fabricación de queso dentro de la comarca, convirtiendo así nuestra explotación en un centro integral en el que la leche pasa directamente desde la ubre de la oveja a la quesería, sin ningún tipo de manipulación, saltos térmicos, contactos con el exterior u otros factores que podrían contaminar la materia prima.

Pero una vez elaborado el queso, se inicia otro proceso: el de maduración y afinado. El paso del tiempo irá madurando las piezas hasta obtener quesos semicurados, maduros y añejos (con 2, 6 y 12 meses respectivamente).  El afinado procura los cuidados y mimos a cada queso durante el proceso de maduración para culminar con las características deseadas en un producto artesanal de calidad.